atrás

El otro petrarquismo, de M. Cinta Montagut

El otro petrarquismo

M. Cinta Montagut

Leer más

Luz. Light. Licht, de Luis Pablo Núñez

Luz. Light. Licht

Luis Pablo Núñez

Leer más

El libro de Angelina. Segunda Parte, de Fernando Figueroa Saavedra

El libro de
Angelina 2

Fernando Figueroa Saavedra

Leer más

El libro de Angelina, de Fernando Figueroa Saavedra

El libro de
Angelina

Fernando Figueroa Saavedra

Leer más

En torno a los márgenes, de Santiago Rodríguez Gerrerro-Strachan

En torno a los
márgenes

Santiago Rodríguez

Leer más

Graphitfragen, de Fernando Figueroa Saavedra

Graphitfragen

Fernando Figueroa Saavedra

Leer más

adelante

Revista Minotauro Digital (1997-2013)

Síguenos Puedes seguirnos en Facebook Puedes seguirnos en Twitter Puedes ver nuestros vídeos en youtube

Compártelo Comparte este texto en facebook

En la llama (1943-1959) de Juan-Eduardo Cirlot

Febrero 2006

Título: En la llama (1943-1959)
Autor: Juan Eduardo Cirlot
Edita: Siruela
Género: Poesía
Precio: 30
Comprar

Juan Eduardo Cirlot (Barcelona 1916-1973), músico dodecafónico (formó parte del círculo de Manuel de Falla), simbólogo (iniciado por Marius Schneider) y destacado crítico literario, fue uno de los poetas más excepcionales de la poesía espaola del siglo XX. Situado en la heterodoxia porque no entró en el debate oficialista que marcó en buena medida la poesía espaola de posguerra, Cirlot fue tejiendo una obra poética genial marcada por el surrealismo y una cosmogonía simbólica de propios universos imaginativos desde la expatriada soledad del eremita, para adentrarse en el misterio de la existencia humana desde las filosofías orientales, el gnoscismo, el orfismo, el sufismo, la Cábala, etc., hasta lo que significó la permutatoria y combinatoria bajo el simbolismo mágico y religioso o el hermetismo letrista en su afán por profundizar en otra realidades más allá de la palabra y la verdad. Este volumen que selecciona buena parte de la obra del poeta escrita entre 1943-1959 y titulado precisamente En la llama, como uno de sus primeros libros de connotaciones místicas de 1945, recogería poemarios iniciales y centrales a cargo del arquitecto y escritor Enrique Granell; anteriormente el ciclo experimental en torno a la figura de Bronwyn había sido editado excelentemente también por Siruela de la mano de la hija (profesora y autora de estudios como Figuras del destino. Mitos y símbolos de la Europa Medieval, 2005) Victoria Cirlot o estudiado por Jaime D. Parra en El poeta y sus símbolos (2001), mientras el grupo de obras finales (1966-1972) apareció en Editora Nacional en 1974 de la mano de Leopoldo Azancot. Era necesario y justo pues el rescate de estos libros de difícil acceso al lector por haber sido publicados la mayoría de ellos en plaquettes en ediciones limitadas, por no decir de los poemas aparecidos en revistas de la época, podemos acceder así al Cirlot surrealista de la vertiente telúrica y apocalíptica que marcó en su línea soterrada las primeras décadas de posguerra junto a Labordeta, álvarez Ortega o José Luis Hidalgo, un surrealismo caracterizado por la violencia anímica y los universos irredentos bajo una subjetividad críptica, correlato de la angustia existencial del ser humano con su ideales caídos en una sociedad alienante: son los sucesivos Cantos de la vida muerta (1946, 1953, 1954, 1956) y Donde las lilas crecen (1946), pero sobre todo el imaginismo cósmico de bellas metáforas modernistas y símbolos oníricos que se inicia con Seis sonetos y un poema del amor celeste (1943) y La muerte de Gerión (1943) -de ecos valeryanos- para fundamentarse ya todo el mundo cirlotiano en árbol agónico y En la llama (sintomáticamente ambos de 1945). Poesía órfica a la búsqueda de la amada perdida o el paraíso destruido que aparece ya en Susan Lenox (1947) y que se va consolidando en obras de 1949 como Elegía sumeria, Lilita o Eros, a veces con incursiones en la poesía cotidiana como fue Diariamente (1949), producto del realismo del momento, o los numerosos poemas de circunstancias de las revistas que recoge este magno volumen, sin abandonar nunca el surrealismo de la prosa poética que ofrecen los 80 sueos (1951) donde asoman isotopías infernales, o el misterioso La dama de Vallcarca (1957), a la que habría que aadir esa poesía elegíaca y oracional de tintes visionarios que lo caracterizan y que se encuentra presente en Cordero del Abismo (1946) y que inicia la indagación en la experiencia de dolor místico del Libro de las oraciones (1952) y que luego encontraremos en obras de los aos sesenta como Regina Tenebrarum o Las oraciones oscuras (ambas de 1966). Asimismo, una poesía de aproximación a grupos experimentales de la revista Dau al Set (1948-1954) que dirigían Tharrats, Tpies, Pon, Brossa y Cuixart, da buena muestra esta recopilación bajo el epígrafe del mismo título y donde se revela el magisterio de alquimistas y heterodoxos como Llull, Shnberg y Gaud o de pintores como Ernst hasta la música del jazz pudieran ejercer en nuestro poeta, a la vez que se van revelando mitos significativos como Osiris y Mitra que explicaran esa tendencia religiosa de exacerbado desconsuelo que ha definido a Cirlot desde Libro de las oraciones (1952) bajo tonos de letana visionaria hacia lo que pudo representar una lrica cada vez más transcendental de la mano de la experimentación poética que implica el juego de la combinatoria, que aparece ya en El Palacio de Plata (1955), y que marcará su segunda etapa: el ciclo Bronwyn o Inger Permutaciones, poemarios que van configurando una poética sin parangón en las letras hispánicas del siglo XX y que este volumen hace imprescindible para la total reivindicación y conocimiento del escritor, a la espera de la publicación del próximo volumen que recoja las obras de los aos 60 y su etapa final, sin soslayar una prosa poética, la de por ejemplo Ontologa(1950) perteneciente a la época de Dau al Set y que inaugurara una vertiente de reflexión estética y aforstica del que Cirlot es también precursor.

Francisco Ruiz Soriano
Valentín Pérez Venzalá (Editor). NIF: 51927088B. Avda. Pablo Neruda, 130 - info[arrobita]minobitia.com - Tél. 620 76 52 60