atrás

El otro petrarquismo, de M. Cinta Montagut

El otro petrarquismo

M. Cinta Montagut

Leer más

Luz. Light. Licht, de Luis Pablo Núñez

Luz. Light. Licht

Luis Pablo Núñez

Leer más

El libro de Angelina. Segunda Parte, de Fernando Figueroa Saavedra

El libro de
Angelina 2

Fernando Figueroa Saavedra

Leer más

El libro de Angelina, de Fernando Figueroa Saavedra

El libro de
Angelina

Fernando Figueroa Saavedra

Leer más

En torno a los márgenes, de Santiago Rodríguez Gerrerro-Strachan

En torno a los
márgenes

Santiago Rodríguez

Leer más

Graphitfragen, de Fernando Figueroa Saavedra

Graphitfragen

Fernando Figueroa Saavedra

Leer más

adelante

Revista Minotauro Digital (1997-2013)

Síguenos Puedes seguirnos en Facebook Puedes seguirnos en Twitter Puedes ver nuestros vídeos en youtube

Compártelo Comparte este texto en facebook

La belleza es la muerte

Por Carmen G. de la Cueva

Febrero 2009

Título: La flor de la tortura
Autor: Raúl Quinto
Edita: Renacimiento
Páginas: 84
Precio: 11 Euros
Comprar

Lo bello es el comienzo de lo terrible que todavía
podemos soportar.

RAINER MARíA RILKE

Lo siniestro es aquello que,
debiendo permanecer oculto, se ha revelado.

SCHELLING

Voy a cerrar los ojos antes de empezar a leer. Palpita la sombra y la carne cicatriza verso a verso. Laten las palabras con violencia en las páginas de La Flor de la Tortura, y la belleza estética se confunde con las siniestras imágenes que el poeta crea para nuestro deleite. Raúl Quinto (Cartagena, 1978) busca asilo con cada poema en el umbral que separa la cicatriz de la herida. En 2004 fue merecedor del Premio Andalucía Joven por La piel del vigilante y ahora, con La Flor de la Tortura, ha obtenido el I Premio Internacional de Poesía Francisco Villaespesa.

Mi mirada se ha cruzado con la mirada del adiós y ahora sangran mis pupilas. Miro tus ojos y comprendo. / La belleza es la muerte. Y me asomo a través de la grieta para ver el dolor que describe tu lenguaje descarnado. Los versos se sostienen en un tú que tientan a mis dedos a seguir la sangre / recorriendo las líneas de la mano. Esta flor me retiene y es mi límite desde que la arranqué de un anaquel cualquiera. Poesía que pregunta qué es la nada y renuncia a lo innecesario, lanza a los ojos del lector voyeur cómplice- el aderezo sangriento de la destrucción, y no inhibe el lecho interior de la memoria colectiva; el exterminio es una danza hermosa / ofreciendo sus labios. La conmoción se difumina en las fronteras del miedo y la distancia. Son poemas siniestros porque habitan el caos bajo el velo y límite- de la belleza.

El lenguaje muta sonoro cuando se encuentran referencias a artistas como The Velvet Underground, Sonic Youth o Joy Divison. En un instante se frena la lengua, los ojos detienen el verso y puede oírse en el espacio un idioma nocturno, sin nombres, sin respuestas y la danza de los dedos que firmemente pasan la página. Se revelan los pétalos de esta flor como un espejo deformante y simbólico de la realidad, encarnación que ilumina la conciencia del que camina por los versos entre los límites del cuerpo y el espacio, porque existe un puente entre el dolor / y la belleza. Eres tú, quien observa atento, quien recorre los vértices de estas líneas y decide de qué parte / de la alambrada estás. No hay temor porque hay distancia, pero se intuye el frío en la voz que en penumbra / repite nuestros nombres / una vez / y otra; el objeto de este miedo, que se siente en cada letra, no es más que algo que resiste la contemplación del que busca alejado e inmóvil- la herida cuando sólo queda cicatriz y reflejo.

Y la flor no es menos hermosa porque dure tan sólo una noche. Es la vida y es la muerte y hubo quien se arrancó / los dos ojos / para no ver los bordes de la luz a través de la ventana. Es demolición y lucha, la llama que se extiende por el interior del cuerpo y nos obliga a ver el miedo frente / a frente. Es tortura y es poema, y puedes verte a ti mismo / escrito para siempre / en el silencio de este verso, como si las manos fueran no más que una prolongación de un poema que no acaba, y se vierte, y estremece, escalofrío de chucillo sobre la piel en una madrugada consumida. Se quiebra el jardín de la tortura y el vacío es como el grito en el vientre del silencio; el horror o la nada. Y el poeta muda la piel con cada verso golpes secos contra su propio cuerpo. Autoconciencia. Dualidad. Trasgresión del lenguaje a los sentidos. Palabras sumergidas en otra hora, rastrean las sombras y la luz de la historia; charco de sangre que florece entre espinas. Silencio sepultado. Límite entre la belleza y la muerte. Coagula la rosa herida- y la violencia no es sólo metáfora en estos poemas sino despedida en el umbral y sentencia; víctima o verdugo.

Déjate caer hasta el final de esta página. Calma. Sé carne y sé palabra. Aliento y gesto. Belleza nacida del lecho de la muerte.

Valentín Pérez Venzalá (Editor). NIF: 51927088B. Avda. Pablo Neruda, 130 - info[arrobita]minobitia.com - Tél. 620 76 52 60