atrás

El otro petrarquismo, de M. Cinta Montagut

El otro petrarquismo

M. Cinta Montagut

Leer más

Luz. Light. Licht, de Luis Pablo Núñez

Luz. Light. Licht

Luis Pablo Núñez

Leer más

El libro de Angelina. Segunda Parte, de Fernando Figueroa Saavedra

El libro de
Angelina 2

Fernando Figueroa Saavedra

Leer más

El libro de Angelina, de Fernando Figueroa Saavedra

El libro de
Angelina

Fernando Figueroa Saavedra

Leer más

En torno a los márgenes, de Santiago Rodríguez Gerrerro-Strachan

En torno a los
márgenes

Santiago Rodríguez

Leer más

Graphitfragen, de Fernando Figueroa Saavedra

Graphitfragen

Fernando Figueroa Saavedra

Leer más

adelante

Revista Minotauro Digital (1997-2013)

Síguenos Puedes seguirnos en Facebook Puedes seguirnos en Twitter Puedes ver nuestros vídeos en youtube

Compártelo Comparte este texto en facebook

A vueltas con el autor del Lazarillo

Marzo 2010

Ttulo: A vueltas con el autor del Lazarillo. Con el testamento e inventario de bienes de don Diego Hurtado de Mendoza
Autor:Mercedes Agull y Cobo
Edita: Calambur
ISBN: ISBN: 978-84-8359-175-8
Pginas: 144
Precio: 17 Euros [Comprar >>]

"A vueltas con el autor del Lazarillo" es el ttulo del libro de Mercedes Agull y Cobo que reseamos y desde luego no puede ser un ttulo ms apropiado, porque el autor del Lazarillo es un tema recurrente que se repite ao tras ao. Sin embargo el libro de Mercedes Agull se basa en aquello de cuya falta precisamente adolecen los estudios anteriores: un documento. Si otros investigadores se han basado en intuiciones ms o menos convincentes, en anlisis lxicos o en diferentes coincidencias entre obras; este libro parte de lo que no tenan los otros estudios, un documento en el que el Lazarillo aparece relacionado de alguna forma con el nombre de su posible progenitor. Las pruebas documentales tienen la ventaja de que como tales son innegables, pero a partir de ah el investigador interpreta, relaciona y al final propone hiptesis basadas en ese documento, y as Mercedes Agull, en base en este documento, sugiere discretamente y con la debida precaucin, que el autor del Lazarillo pudo ser don Diego Hurtado de Mendoza.

Diego Hurtado de Mendoza ha sido uno de los primeros candidatos al honor de haber escrito una de las obras fundamentales de nuestra literatura (y cabe decir universal), El Lazarillo. Ya en 1607, es decir, prcticamente en su contemporaneidad (El Lazarillo es de 1554 y Mendoza muri en 1575) Valerio Andrs Tasandro en su catlogo de autores espaoles lo seala como autor de la obra. Esta atribucin tan temprana fue tenida en cuenta por posteriores autores que la repitieron y hasta el siglo XIX, en el que muchos Lazarillos se imprimieron bajo su nombre, fue sin duda una de las principales hiptesis sobre su autora. Pero igualmente hay otra atribucin temprana, dos aos anterior, que considera la obra escrita por el jernimo fray Juan de Ortega, pues se deca que se haba encontrado el manuscrito en su celda. Ambas atribuciones tempranas, pero transcurrido ya medio siglo desde la publicacin de la obra, lo que muestran es que no se conoca con certeza al autor, por lo que la atribucin de Tasandro solo puede deberse a tomar por buena una hiptesis que ya entonces circulaba, pues tambin otras obras se le atribuan por la poca a Mendoza, como por otra parte era frecuente que sucediera con obras y autores en los siglos de oro.

El cualquier caso el nombre de Mendoza ha seguido sonando desde entonces con argumentos a favor y en contra. A favor tiene desde luego el que el perfil del autor del Lazarillo y el de don Hurtado de Mendoza parecen coincidir, pues el autor del Lazarillo fue probablemente un humanista del XVI, y claro est que Mendoza cuadra perfectamente en ese grupo. Que el estilo de las obras de Mendoza no coincida con el Lazarillo tampoco es una objecin del todo excluyente puesto que precisamente el Lazarillo es una obra nica, excepcional, completamente distinta en ese momento, y escrita como el propio autor reconoce en el prlogo, en un bajo estilo que, por tanto, no deba ser el que habitualmente usara en sus otras obras, si las tuviera. Por tanto Hurtado de Mendoza es tan buen candidato como cualquier otro, pero con la ventaja de haber sido considerado prcticamente por sus contemporneos como autor de la obra. En cualquier caso no hay nada que nos permita sealarle sin lugar a dudas, salvo que...

Salvo que un documento acredite su autora. Y ah es donde el libro de Mercedes Agull aporta una baza importante en esta cuestin. Porque Agull nos ofrece un documento que podra acreditar la relacin entre Hurtado de Mendoza y el pregonero toledano. Aunque, por desgracia, no es tan sencillo.

Lo que ha encontrado la autora es un inventario en el que consta la siguiente entrada: "Un legajo de correcciones hechas para la impresin de Lazarillo y Propaladia". El inventario en cuestin lo es de los bienes de Juan de Velasco, el cual tena, por tanto, un conjunto de papeles con correcciones hechas para imprimir el Lazarillo y la Propaladia. Aunque alguien haya podido, leyendo la noticia sobre este libro que reseamos, creer que lo que se ha encontrado es un manuscrito del Lazarillo, desgraciadamente lo que se ha encontrado es solo el listado de los bienes de Velasco, y no los bienes mismos. Que tal legajo obrara en poder de Lpez de Velasco tampoco aporta nada nuevo, en realidad, pues la primera pregunta que muchos se han podido hacer es que tiene que ver la Propaladia con el Lazarillo? Pues precisamente el nexo de unin es el propio Lpez de Velasco que es el responsable de la edicin del Lazarillo castigado (castigado, es decir, "corregido" en el sentido de enmendar lo errado, o lo que la Inquisicin consideraba errado) de 1573 que iba acompaada precisamente por la Propaladia, tambin castigada, pues desde su publicacin en Italia en 1517 la obra de Torres Naharro (quien por cierto tambin ha sido propuesto otras veces como autor del Lazarillo) tambin haba sido censurada por la Inquisicin. Por tanto dicho legajo "para la impresin de Lazarillo y Propaladia" parece evidente que perteneci a Velasco y es el que realizara precisamente para la impresin de 1573.

Qu tiene que ver entonces Hurtado de Mendoza? Pues bien, siguiendo los datos que aporta Agull, Velasco posea algunos documentos y manuscritos de Hurtado de Mendoza, a cuyo servicio habra trabajado durante 14 15 aos segn l mismo indica. Cuando muere Velasco, algunos de sus bienes pasan a poder de Juan de Valds como uno de sus tres testamentarios, y es a la muerte de Valds en 1599 cuando al hacer el inventario de sus bienes, se hace constar que obraban en su poder bienes de Velasco, entre los cuales se encontrara el legajo en cuestin. Y precisamente, en la caja en la que se encontrara el legajo de Velasco, habra tambin otros papeles pertenecientes a Hurtado de Mendoza, entre ellos un manuscrito de las Guerras de Granada, que obraban en poder de Velasco. La hiptesis de Agull es por tanto que el que dicho legajo -que no olvidemos, es sin duda el que prepar Velasco para la impresin del Lazarillo y la Propaladia en 1573- fue colocado junto a obras de Hurtado de Mendoza por considerar que el manuscrito que quiz le sirvi a Velasco de base a la edicin de 1573 perteneca a Mendoza: "Corrigi Lpez de Valasco el Lazarillo", se pregunta Agull, "utilizando el manuscrito o papeles de don Diego, a quien tal vez le fueron confiscados en 1573 al ser denunciado a la Inquisicin, y posteriormente los uni precisamente al resto de los originales de don Diego por reconocerlo como obra suya de obligada devolucin?, p. 44.

Cabe hacer varias objeciones a esa hiptesis. La primera es por qu entonces coloc tambin las correcciones hechas a la Propaladia. Por otra parte en la caja nmero 6 en la que se encontraba el legajo haba documentos pertenecientes a Mendoza, que Velasco guardaba, pero no todos parecen pertenecer necesariamente a Mendoza, por lo que no hay por qu suponer que Velasco considerase alguna relacin entre el legajo y Mendoza para guardarlo ah. En la caja nmero 6 nos indica Agull que se encontraba tambin "otro legajo de a quartilla de papeles del negociado de Carmona, que pertenecen a la hacienda, un legajo de papeles de Indias [Velasco fue auxiliar de Juan de Ovando en el Consejo de Indias], unos cuadernos de San Martn de Valdeiglesias y otro cartapacio pequeo".

Por otra parte, incluso en el extremo de que un manuscrito del Lazarillo, que Velasco, usara para su edicin, hubiera pertenecido a Mendoza, como otras obras que Velasco tena prestadas de otras personas, tampoco acreditara su autora, pues tener copias manuscritas de otras obras era habitual, y en el propio testamento de Velasco se hace referencia a copias manuscritas que ha mandado hacer de "La rebelin de los moriscos", una de las cuales pide que se entregue doa Catalina Zubiaurri. Dado que el Lazarillo fue prohibido en 1559, quiz a dems de las copias impresas fuera de Espaa, debieron circular versiones manuscritas de la obra que obraran en posesin de diferentes lectores, que tambin las prestaran a otros, pues esta era una forma habitual de circulacin de muchas obras a pesar de el uso de la imprenta, y ms tratndose de obras prohibidas. Y recordemos que precisamente Felipe II acusaba a Mendoza de poseer libros prohibidos (aunque no de escribirlos, claro) . Por otra parte el legajo en cuestin son "las correcciones hechas para la impresin de Lazarillo y Propaladia", es decir que todo apuntara a que se tratara de un manuscrito del propio Velasco con "su" versin del Lazarillo, que por otra parte no difera mucho de la de 1554, y no de un manuscrito distinto sobre el que hubiera hecho correcciones, y que encima pensara devolver.

Tambin cabe objetar que la clasificacin de los bienes pudiera no ser obra de Velasco, sino de Valds, pues es a su muerte cuando se hace el inventario y se listan bienes que pertenecan a Velasco y obraban en poder de Valds por ser uno de sus testamentarios. La distribucin de los documentos en las cajas y serones fue obra de Velasco o de Valds? Precisamente Agull nos indica que "se dice que el inventario de sus libros fue tarea personal del abogado [Juan de Valds], que los relacion en 17 hojas de su letra, as como la cuidadosa conservacin de los papeles del cosmgrafo [Juan de Velasco] que se guardaban en cajones y serones" (p. 42) por consiguiente pudiera ser que la clasificacin fuera obra de Valds y no de Velasco. En ese caso, el que Valds incluyera el legajo de las correcciones del Lazarillo junto con el manuscrito de Las guerras de Granada, obra esta s de Mendoza, quiz tenga ms que ver con que considerara ambas obras literarias frente a otros documentos que no lo eran, y no con que considerara que tuvieran alguna relacin de autora que no parece en absoluto pudiera ser clara para Valds. y en cualquier caso el que alguien, sea Velasco o Valds, consideraran a Hurtado como autor del Lazarillo, no tendra mucha ms relevancia que el hecho de que alguien hubiera dicho que encontr el manuscrito del Lazarillo en la celda de Fray Ortega.

Por otra parte, el libro de Mercedes Agullo, est constituido en su mayor parte por el el testamento e inventario de los bienes de Hurtado de Mendoza, por lo que en lo que atae directamente al Lazarillo o a la hiptesis sobre su autora, el libro se reduce a sus primeras 50 pginas en las que se nos da noticia del inventario de los bienes de Velasco que obraban en poder de Valds, y de las personas de Juan de Valds, Velasco y el propio Hurtado de Mendoza.

En conclusin, aunque el documento encontrado pudiera relacionar - bajo esta hiptesis de Agull- de alguna forma el Lazarillo con uno de los eternos candidatos a su autora, Hurtado de Mendoza, la relacin no parece en absoluto contundente ni mucho menos definitiva, pero s sugerente, y desde luego supone un cierto apuntalamiento a esta teora, que gracias a este reciente paso, puede recibir nuevas investigaciones que se adentren en esta posibilidad y nos traigan ms datos, alguno de los cuales podamos por fin tomar como definitivo, sea a favor o en contra. Tambin es una acicate para investigar sobre las circunstancias en las que se realiz la edicin del Lazarillo castigado de 1573 ya que a raz de la investigacin de Mercedes Agull no es descartable que pueda aportarnos tambin nuevos datos sobre el Lazarillo de 1554.

En cualquier caso, el libro aporta informacin importante a tener en cuenta por quienes nos interesamos por el pregonero toledano y su larga descendencia de pcaros seguidores y de plausibles autores, porque de alguna u otra forma Hurtado de Mendoza volver a postularse nuevamente y con ms fuerza como candidato a la autora del Lazarillo, como lo fue ya en siglos pasados. Pero antes las dudas que surgen con los datos aportados por Agull conviene ser cauto. De momento, me temo que el Lazarillo sigue siendo annimo, como seguramente su propio autor quiso.

Valentn Prez Venzal

Valentín Pérez Venzalá (Editor). NIF: 51927088B. Avda. Pablo Neruda, 130 - info[arrobita]minobitia.com - Tél. 620 76 52 60